158

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Spencer Reid, el personaje de Criminal Minds, no hubiera sido posible sin la genialidad del actor que lo representa: una entrevista exclusiva de DONJUAN.

Se trataba de la presentación del episodio final de la serie Criminal Minds. El lugar parece la locación perfecta de una escena del crimen: una bodega rústica en todo el corazón de Ciudad de México que en ocasiones sirve como una galería de arte. Era el lunes 2 de marzo del 2020, un par de semanas antes de que estallara en el mundo la pandemia de la covid-19, cuando todavía se podían hacer viajes internacionales y la gente caminaba sin tapabocas. Allí apareció Matthew Gray Gubler, un tipo con gran personalidad: aunque era el centro de atención, fue cordial, efusivo y saludó con carisma a los invitados que, en su mayoría, eran fanáticos de la serie, de él como actor y de su personaje, el doctor Spencer Reid.

Durante los últimos 15 años, su vida estuvo ligada a Criminal Minds, la serie de AXN que expone el trabajo y las vidas de un grupo de investigadores del FBI que resuelven casos macabros gracias a sus talentos en el área de la criminología y a sendos análisis psicológicos.

Su papel era el de un genio: Spencer Reid puede leer veinte mil palabras por minuto, su coeficiente intelectual es de 187 y tiene la virtud de recordar con perfecto detalle cualquier imagen que haya visto; además, su currículum suma doctorados en matemáticas, química, ingeniería y licenciaturas en sociología, psicología y filosofía, aunque, a pesar de sus grandes talentos, Reid tiene dificultades para entablar relaciones sociales y, además, es germofóbico. “Haber representado a alguien así durante tanto tiempo fue una experiencia única y bizarra”, dijo Matthew. “Es un tipo mucho más valiente e inteligente que yo, así que fue una verdadera suerte poder representarlo”.

Videoclip Don't Shoot Me Santa, de The Killers, dirigido por Matthew Grey Gubler en 2006.

Sin embargo, Matthew es mucho más que el doctor Reid. A diferencia de muchos de sus colegas, él encontró su vocación en la actuación a partir de la dirección. Estudió para ser director de cine; dirigió videos musicales, episodios de series –incluyendo doce de Criminal Minds– y cortos cinematográficos; y, además, encontró en la actuación y en la pintura una manera de expresarse. Es, en síntesis, un tipo que ama con pasión el arte honesto, sin importar de qué manera se exprese.

Usted ha dirigido dos videos musicales de The Killers: Don’t Shoot Me Santa, en el 2006, y Dirt Sledding, en el 2015. ¿Cómo es su relación con la banda y cómo logró hacer un vínculo creativo entre los dos videos nueve años después?
¡Gracias por preguntar! Me encantan esos videos y también me encanta la banda. Tanto ellos como yo somos de Las Vegas y realmente sentimos mucho orgullo de nuestra ciudad natal. Por ejemplo, elementos como las luces de neón y la arena están impregnados en nuestra sangre. Antes de que yo fuera actor, ellos ya eran una gran banda y, la verdad, nos conocemos desde antes porque tuvimos la fortuna de que nuestras carreras comenzaran a tomar forma al mismo tiempo. Ryan Pardey es un amigo que tenemos en común y fue él quien interpretó a Santa Claus en los dos videos. Definitivamente, él fue el gran vínculo: como la pasamos tan bien haciendo el primer video, quisimos hacer una secuela. Entiendo que las segundas partes no suelen ser tan buenas como las primeras, pero como director soy un defensor de crear ese mundo, así que la idea de poder extender algo que ya había hecho y de lo que me sentía tan orgulloso, fue un gran honor. Sé que ellos son grandes en Colombia y en todo el mundo. Así que cuando no estoy persiguiendo asesinos seriales en Criminal Minds, estoy oyendo The Killers en el radio de mi carro.

También dirigió varios episodios de Criminal Minds. ¿Cómo fue la experiencia de dirigir a sus compañeros?
Fue muy divertido. La dirección era algo que había querido hacer toda mi vida. Si estudié y fui a Hollywood fue para lograrlo. Llegar a dirigir en la quinta temporada y, después, dirigir doce episodios más fue mi experiencia favorita de toda la serie Criminal Minds. Algo que amé y que me obsesionó fue trabajar con los actores; fue fantástico porque los conocía tan bien que la comunicación simplemente fluyó. Creo que hacer un buen trabajo de dirección significa, esencialmente, aprender a hablar el lenguaje de cada una de las personas con quien vas a comunicarte; ya sea el del director de fotografía, el de los actores o el de los encargados del departamento de vestuario. Para mí, en cierto sentido, fue como trabajar con mi familia. Hablar el mismo lenguaje lo hizo mucho más fácil y satisfactorio.

Videoclip Dirt Sleeding, de The Killers, dirigido por Matthew Grey Gubler en 2015.

¿Y cuando está actuando contribuye creativamente con la dirección?
¡Desde luego! Es interesante además porque, como te dije, nunca estudié actuación, sino dirección. Yo me acerco a la actuación de una forma rara: primero, leo el guion con cabeza de director para entender cómo contar la historia con mayor emoción. Después, lo leo como actor y me olvido por completo de la dirección; lo abordo simplemente desde la perspectiva del personaje y desde la creencia de que todo es real. Así se crea un extraño tipo de dicotomía que afortunadamente, para mí, parece funcionar.

Además de ser actor y director, usted también pinta. ¿Cómo llegó a esa faceta?



Comencé a pintar cuando estaba en una situación actoral en la película The Life Aquatic. La grabación fue en Roma y estuvimos allí por seis meses. Como actor, tenía mucho tiempo libre, así que, para pasar el rato, simplemente comencé a dibujar. Luego, el dibujo llevó a la pintura y desde ese entonces lo sigo haciendo casi todos los días. Actuar me convirtió en pintor, y esa es una de las cosas favoritas que más me gusta hacer.

A propósito de esa película, The Life Aquatic, que fue dirigida por Wes Anderson… ¿cómo es su relación con él?
¡Wes Anderson es mi ídolo! Él fue quien me dio una carrera como actor, él me convirtió en actor. Me siento muy agradecido de haber trabajado con él. Siento que se lo debo todo. Cuando estaba en la escuela de cine, él me seleccionó para ser pasante en su película y me permitió dirigir el documental del detrás de cámaras, lo cual fue un sueño hecho realidad. Realmente admiro a Wes Anderson, es el mejor en sus películas y uno de mis tres directores vivos favoritos.

El doctor Spencer Reid se transformó a lo largo de los 15 años en que Criminal Minds se mantuvo al aire. Arriba, el personaje en la primera temporada, en el 2005. Abajo, una escena de la temporada 12, emitida en el 2016

 

¿Qué otros actores y artistas le gustan?
Buena pregunta. Mis artistas favoritos en todos los tipos de arte son aquellos que, sin necesariamente haber tenido un entrenamiento técnico, hacen algo con amor y dedicación. Son algo así como artistas marginados, como Daniel Johnston, quien fue un gran pintor y músico. Los artistas que me gustan son gente que hace cosas casi a pesar del talento técnico. Por ejemplo, me encanta la música de Violent Femmes y me encantan las cosas caseras. Amo también a Henry Darger, un gran pintor que nadie conoció hasta que murió y se encontraron alrededor de quince mil dibujos suyos después de su muerte. Me gusta la gente que hace cosas por ellos mismos en vez de hacer obras para exponer en un museo. Y, en ese sentido, me gusta cualquier pintura hecha por un niño, me gusta mucho más que cualquier fresco que exista en Roma. Y si me hablas de cine, además de Wes Anderson, me gustan los hermanos Coen y Alfred Hitchcock. Por otro lado, pienso que Parásito fue una pieza maestra del cine, la amo completamente, y también amo a cualquiera que baile, cante o cree con una voz única que no pueda ser imitada.

Ya que habló del Daniel Johnston, ¿tiene esa famosa camiseta de él?
¡Claro que la tengo! La que dice: “Hi, how are you?”. La misma que usó Kurt Cobain. Desde luego, es fantástica. Daniel Johnston es el perfecto ejemplo de alguien que tal vez no haya sido el más pulido; eso es lo hermoso. Es lo mejor. Me dan ganas de llorar solo al pensar en su arte.

Acabamos de ver el último capítulo de Criminal Minds. Y se siente como el final de un ciclo. Pero, en estos quince años, ¿cuál es el caso forense más impactante que recuerda?
[Risas]. El más impactante para mí fue uno que dirigí: era la historia de un hombre que convertía a los seres humanos en marionetas. Me siento muy orgulloso de eso, porque era una idea loca que probablemente no debió haberse desarrollado nunca para la televisión, pero se hizo y salió muy bien.

DONJUAN estuvo en la emisión del episodio final de Criminal Minds por invitación de AXN.

Publicidad

Publicidad